lunes, 28 de junio de 2010

¡O vivir con honor o morir con gloria!

Antes de que esta farsa pase a mayores, quisiera sincerar algunos puntos. A saber:

Que nunca en mi vida he dado un peso por la selección nacional en particular ni por el fútbol en general. Y cuando digo que no he dado un peso, entiéndase en sentido literal y figurado.

Que de fútbol entiendo tanto como de Mecánica Popular. Y no porque sea particularmente complejo, sino porque el fútbol para mí es como esas teleseries mexicanas que uno, si se da la instancia, puede ver un rato, pero no se toma la molestia de entender el argumento; total, ya va a pasar.

Que si this time for Africa, entonces quiero saber con cuánto se van a poner Blatter, Pelé, Maradona, Beckenbauer, Zamorano, los Ronaldos, Beckham y toda esa caterva que le ha sacado el jugo al chiringuito que se montaron.
(Shakira no. A ella lo que me gustaría preguntarle es cuánto le pasa mensualmente a Antoñito de la Rúa. Supón que el día de mañana me da por tener un toy boy y quiero ir conociendo el mercado.)

Que no estoy de acuerdo con que el fútbol sea el opio de los pueblos. Si así fuera, al menos tendría algo de estilo. No. El fútbol es la pasta base, el paco, la escoria de la cocaína que los traficantes de cuarta mezclan con talco, con raspadura de muro, y, si los apuran, con ralladura de los callos, para luego distribuirla en poblaciones marginales.

Que, hasta donde sé, los sudafricanos blancos siguen siendo unos malditos bastardos.

Bah, igual que los ricos de acá.
A propósito, también me gustaría saber con cuánto se va a poner Sebastián Piñera para paliar los problemas de África. Porque si alguien en este país le ha sacado provecho al Mundial, es él.
Y para que no digan después que soy pura boca y no colaboro, me ofrezco a hacer una nómina en Excel y hacerla circular por internet.

Ah, pero antes de cerrar el ítem Plata, también quiero que me digan qué hicieron con la ingente cantidad de plata que se embolsilló la Teletón gracias al terremoto y que todavía nadie sabe qué pasó. Y lo que me parece más grave es que nadie reclame, por tanto, tengo fundadas sospechas de que acá hay 16 millones de coludidos.


No obstante, tengo el estómago hecho un nudo.


Y, Dios, aparta de mí ese ventilador.

sábado, 26 de junio de 2010

Y dale con hablar de fútbol

No, no, lo pensé bien y todo lo que termine en -ano o -eto se presta para rimas soeces; la gente es muy mal pensada, así que no, "Eliano" no.

Mejor digámosle "Elórtegui".

_________________

¿Y Dunga?
Me preocupa lo que esté craneando Dunga.

Voy a rezarle a San Dunga para que no nos den merequetengue.

¿Se podrá poner de refuerzo a Tshabalala?
El que nació en Sowet...

Maldición.

viernes, 25 de junio de 2010

¡La cosa se puso hedionda de fea!

No, así no se puede. Los nombres de los jugadores brasileños le restan seriedad al asunto.

Propongo que le llamemos Eliano.

Eliano y Keké.
______________________________

¿Y acá?
¿Poner a Chupete o sacar al Pitbull?

Se aceptan sugerencias no muy sugerentes.

A ver, ordenémonos

Cuando aún faltan 10, o 12, o 48 horas para el partido de Chile y España -no sé, si lo supiera sería ingeniera-, quiero decir que he notado cierta, cómo decirlo, cierta exitación, cierto goce por parte de los argentinos al acariciar la idea de que les ganemos a los españoles. Es decir -y corríjanme si estoy equivocada, cosa que dudo-, están haciéndole barra a Chile; no sé si lo habían analizado desde este punto de vista. Y quiero dejar en claro, con la franqueza que me caracteriza a veces, que no estoy en absoluto de acuerdo con aquello.
Me explico: si algo ha caracterizado a lo largo y ancho de la historia a nuestras relaciones -en la acepción no sexual de "relaciones"- es la animadversión; y me imagino que no vendrá a discutirme esto ningún cabecita caliente. O sea, cuando leo, por decir algo, diario Clarín, noto con espanto que cada día nos parecemos más, al punto que a ratos me confundo; básicamente porque los diarios no hablan; o mi PC no tiene tarjeta de sonido, una de dos. Por tanto, estamos corriendo el riesgo de dañar irreparablemente el frágil equilibrio del actual estado de cosas entre chilenos y argentinos. Y aparte está eso del Efecto Invernadero; eso que dice que cuando un tipo se rasca un sobaco en Madagascar, otro estornuda en Mineápolis. ¿Qué vendrá después? ¿Paz mundial? ¿La cura para el cáncer, justo ahora que tengo pensado invertir en acciones de Pfizer las dos lucas que me sobran todos los meses? No, no, no, no, no. Bajemos un cambio, respetemos las tradiciones, cuidemos nuestras diferencias porque de lo contrario el día menos pensado vamos a ir para allá -y permítanme que por unos instantes apele directamente a los argentinos- a quemar sus aldeas y violar a sus hombres. Y no les va a gustar. Yo sé por qué se los digo.
Además si España se va para la casa, se va a poner contento un argentino, dibujante, blogudo (pero no el blogudo a sueldo; otro) para más señas, y que un día, a pito de nada por el puro placer de ejercer el totalitarismo con férula de hierro, y porque parece que creyó que un día yo le dije "salame", me borró un comentario.

jueves, 24 de junio de 2010

¡ITALIANOS CALCIONUDOS!

Lloren como niños lo que no supieron defender como la gente.



Una verdadera lástima.
Con lo guapos que eran.

Bah, supongo. Ni alcancé a verlos.
Maradona tapa todo.

No sé, creo que me bajo acá.
______

Ghana, ¿ganó?
______

Este Mundial está tan fome que en el dream team de la FIFA hay tres chilenos. O sea...
______

¿Yo?
Bien, gracias.
Trabajando como negra.
Cuando veníamos en el metro comenté que de buena gana, en vez de irme a la casa, me pasaría a un motel.
Y me pediría un pisco sour, un barros luco (porque el pisco sour es aperitivo) y me metería al jacuzzi. Después me secaría bien el pelito y buenas noches los pastores.
Pero la Ceci no me aguantó.
Heterosexualmente hablando.
_______


Perdón, ¿es idea mía o en la foto

miércoles, 16 de junio de 2010

¡GANAMOS!

7:25 AM
Aquella mañana, nada hacía presagiar que sería un día común y corriente.


8:00 AM

18:00 PM
Pero fue.

Como todos los miércoles, terminé peleando con el 7° A y el II°B.



Estos cabros no entienden que se tienen que poner las pilas, porque mientras en Japón -cuando hay crisis económica- despiden a los ingenieros -porque no se las ingeniaron y aparte ganan más plata-, acá a los que primero echan es a los obreros de la construcción.
O sea, hay que ser obrero de la construcción, pero en Japón.


Nota: El otro título que tenía planificado era "¡PERDIERON!"
¿Viste que hay que estar en todas?

martes, 15 de junio de 2010

Más contento que negro con vuvuzela

Tenemos grandes noticias para los delicaditos que no las aguantan: importen tulazelas.
Unas cosas que se ponen en las orejas y después tienes que aprender a leer los labios. Así de buenas.

Lo que está realmente mal en este mundial -aparte de que los partidos están más fomes que bailar con la hermana, pero no nos fijemos en detalles- es que hay que tener el asado y los choripanes listos como a las seis de la mañana.
Nadie puede, Joseph.

lunes, 14 de junio de 2010

¡Hitler!

Continuando con la nefasta tendencia -inaugurada hace años por cierta comentarista- de despacharse con barbaridades en medios argentinos, ahora fue el turno de José Piñera, hermano del presidente de Chile.
Lo bueno es que, como todo el mundo sabe, hasta aquí nomás llegamos porque el que nombra a Hitler gana.

Igual pienso que habría que cerrar los medios argentinos y así terminar de una vez por todas con este vergonzoso espectáculo que tanto daño hace al ser nacional.

domingo, 13 de junio de 2010

Vejez

Esta tira hizo que me acordara de que Grease la vi con un novio en el Pacífico, que ahora es un banco. Y Cinema Paradiso la vi con mi marido, Manolo y Ani en el Ducal, que también ahora es un banco.
O sea, Endeudamiento gana a Ocio (descubrí el agua tibia).
Y antes los cines tenían nombre.
Y yo tenía novio, marido y amigos.

Ah, pero todavía me acuerdo. ¡Bien!

jueves, 10 de junio de 2010

Mundial

La canción ya da wákala wákala, ¿no?

Extraño

Recién lo noto.
¿Saben lo que no se siente hace rato?
Una réplica.

¿?

Ayer mi hija barrió las hojas del antejardín.
Hoy sacó la basura.

Temo lo peor.

Condoro N° no sé cuánto: ¡Macartismo!

En tiempo récord -porque la derecha es así, te hace todo en un dos por tres-, es decir, a tres meses de iniciar su reinado, se acaba de presentar la primera acusación constitucional contra un funcionario del gobierno de Piñera: a la Intendenta de Atacama se le ocurrió pedir una lista que detallara la militancia política de los funcionarios.

Fiera

Estoy contratada por 41 horas semanales, de ellas 40 son en aula.
Mis colegas tienen contrato por 44; 33 y 35 en aula, respectivamente.
Con este arsenal de sólidos argumentos me dirigí a hablar con la directora para que emparejara la cosa.


Ahora, además, tengo que inventar algo para que aumente la población de ratones de biblioteca.

miércoles, 9 de junio de 2010

Contrato social

A ver, pongámonos de acuerdo:
El que habiendo ocupado los últimos centímetros no repusiere el Rollo de Papel Higiénico, será apartado de la tribu y enviado al Valle de la Desolación para ser Devorado por las Fieras, Cagado por las Palomas y/o Morir por Inanición, no importando el orden en que ocurrieren los castigos antedichos, ni el número de los mismos.

martes, 8 de junio de 2010

En bajada

Sr. Otero:

Usted es un papanatas, un subnormal, un soberano imbécil, un huevón con marca registrada, un cretino con vista panorámica, un tarado, un necio, un gil aquí y en la quebrada del ají.

A título personal se lo digo.

domingo, 6 de junio de 2010

La chilena más linda del mundo








Malú Gatica (1922 - 1997)

Pequeño Manual para Conquistar el Mundo

CAPÍTULO MDLXXXVIIZY

Luego del Discurso Mesiánico, y tras obtener el control de una Porción del Planeta, revélese como Supremo Hacedor de Cosas.

¿Que qué cosas?
No importa, cosas.
París bien vale una misa. Piano, piano. Queme sus naves.
¿La venta?, demórela lo más que pueda. El Rubicón no se atravesó en un solo día.
Pero sobre todo, venza. Venza. Venza. Sin prisa, sin pausa. Venza, que algo queda.
Después, habrá tiempo para venir y ver, si quiere.


Por cierto, si sigues haciendo preguntas, no vas a llegar muy lejos, muchachín.