viernes, 31 de diciembre de 2010

10... 9... 8... 7... 6...

¡Momento! ¡Momento! ¡Paren! ¡Paren! ¡No se olviden de los churrines amarillos!

Fuentes señalan que en Brasil dicen que tienen que ser blancos con algunas pintitas negras y en Argentina, rosados; pero YO les ga-ran-ti-zo que producto de haber usado los amarillos uno -o sea yo- tendrá SEIS, repito, SEIS, sí, oyeron bien, SEIS... no, para, flaco, no me estás entendiendo bien, dije SEIS semanas de vacaciones.

OK, pasemos a otra cosa.

Con juveniles bríos, Cúcala Mácara lanza la campaña Si vas a conducir, no bebas. Y si vas a beber, ¡no cuentes conmigo, desgraciado!, que todos los 1 de enero empiezas el año con resaca, legañoso, desgreñado, con un volcán en la boca del estómago y oliendo a rayos, y por eso te va como te va, reguleque,  porque cuando el Año Nuevo te ve con esa facha dice: "bah, para esto ni hubiera venido", y después te las hace pagar todas, como mujer engañada.

Así que hagan como yo; tomen, pero ayer.

sábado, 25 de diciembre de 2010

No si al final son unos lateros

Apuesto 10 a 1 a que anoche no escucharon ésta:

http://www.youtube.com/watch?v=rpliSpZc8oM



Ni esta otra:

http://www.youtube.com/watch?v=oJe00xIMVT0


Actualización:
Propuesta de aleida-g, www.youtube.com/watch?v=KsthP5AONzc, que es la única que agarra un remo.

viernes, 24 de diciembre de 2010

jueves, 23 de diciembre de 2010

Recuento 2010

Como yo sé que andan medio apurados, medio escasos de tiempo, medio a las carreras, no les voy a hacer un recuento de todo lo que me pasó este año, sino de esta semana nomás. Una semana en que pasaron cosas y capaz que la próxima no pase nada, así que cerramos acá.

LUNES 20/12
Se descompuso el control remoto del televisor.
Cualquiera al que le haya pasado sabe el drama que esto significa, así que no ahondaré en detalles.

MARTES 21/12
Conocí un pueblo fantasma.


 Con zombies.


 Con cosas que ya no hay. Como un envase de cigarrillos Liberty. Cigarrillos que están relacionados con mi más tierna infancia, porque eran los que fumaba mi papá. Después se tuvo que cambiar al Lucky sin filtro.


 Con Carlos, un guía que no era fantasma, así que no vivía en el pueblo, pero nació allí y sabe un montón de cosas interesantes que pasaron en el pueblo antes de que fuera fantasma, como "aquí estaba el Registro Civil", "aquí vivían los gringos", "allá vivían los empleados" o  "en estos camarotes, porque estos edificios se llamaban camarotes, vivían los solteros". Y también te manejaba bastante fechas como, por ejemplo, 1905 o 1974. Y además conocía palabras difíciles como lixiviación, porque no sólo era nacido y criado en el pueblo fantasma, además había trabajado en la mina que dio origen al pueblo fantasma, y sabía de procesos y ley y todo eso. Pero lo mejor era que contaba anécdotas en primera persona -adoro las anécdotas en primera persona- como "cuando era cabro chico, yo quería saber qué había al otro lado de ese cerro", y nos mostraba un farellón casi vertical de eeeeeeste porte, "hasta que un día me arranqué y fui, y a la vuelta me estaba esperando mi taita con una correa así de grande por haber hecho tira los zapatos". "¿Y qué había al otro lado?", le preguntó uno del grupo. "Más cerros", fue su lacónica respuesta. Y ahí nos quedamos todos callados, mirando el cerro un buen rato. Ustedes no se imaginan lo que cuesta tener a 30 adolescentes callados un buen rato y encima mirando un cerro pelado, así que yo pienso que Carlos tenía un Superpoder.
Además de un Superpoder tenía un poco de malas pulgas, porque si uno -por ejemplo yo- se quedaba atrás arreando adolescentes y se perdía una explicación, después cuando preguntaba -yo- lo que él ya había explicado, decía "eso ya lo expliqué". La primera vez te daba un poco de bronca -a mí- pero como a la tercera vez uno le encontraba toda la razón, porque en realidad es una lata andar explicando lo que uno ya explicó.
Así que ya saben. Si quieren conocer no digo cualquiera sino este pueblo fantasma en particular, yo les recomiendo que busquen a Carlos.
Es el que aparece ahí en la foto anterior.

 Bueno, lo demás eran casas...

 casas...


casas...

...y escaleras.


El pueblo fantasma se llama Sewell y, como ven, penan las ánimas.
Con decirles que ni turistas había.
Los fantasmas se los quedo debiendo porque mi cámara no los capta.


MIÉRCOLES 22/12
O sea, ayer: Fiesta de Navidad del Kinder.
En la Fiesta -hasta donde estuve- no ocurrió nada particularmente memorable, pero me salí antes y me fui a la cocina-comedor a prepararme un cafecito. Entonces pasó lo extraordinario. Estaba yo ahí, de pie esperando que hirviera el agua, cuando de pronto entra un tipo desconocido y bastante atractivo. La verdad, me sorprendió  bastante el asunto, porque si hay algo que caracteriza a mi lugar de trabajo es la ausencia de tipos atractivos. La cosa es que me quedo yo mirándolo con la secreta esperanza de que fuera una nueva contratación -porque desvincularon (viste que ahora a la gente no la echan. Ni siquiera la despiden. Ahora la desvinculan) a un montón de gente en mi trabajo. Quedó la tendalada. Y aparte sin alumnos es como colegio fantasma. Yo me salvé. Que digo me salvé, ¡me ofrecieron el trabajo soñado!... Si es que en todo este planeta existe un pobre diablo que sueñe con trabajo. Igual no me hago ilusiones porque la mayoría de las cosas soñadas después resulta que son ahí nomás-, entonces, recapitulemos: estaba yo mirando al atractivo desconocido, esperando que hirviera el agua para el café y pensando que quizás fuera una nueva contratación, pero -continuemos el relato- que lo más probable es que no lo fuera, porque los tipos atractivos eligen otras profesiones, como dentista, por ejemplo (porque mi  dentista es un churrazo), o modelo de ropa interior, no sé, y si por ventura había elegido la pedagogía, debía estar casado, o, peor todavía, separado; separado y con cuatro hijos, así que no le quedaba plata ni para comprar puchos, o... no pude seguir pensando. Me miró, sonrió y dijo "hola, soy Angelo". "Ahá", pensé; pensé y simultáneamente contesté "hola" (porque las mujeres podemos hacer varias cosas a la vez. Estudios lo demuestran). "Angelo es un nombre un poco rarito", pensé (claro, no se lo iba a decir. ¿Qué te crees? ¿Que soy una desubicada?), y mientras pensaba, mis ojos siguieron la trayectoria de, cof cof, Angelo, que se dirigía hacia un gran bolso oscuro que estaba sobre una silla, allá, bien al fondo, donde yo no lo había visto hasta entonces, y del que asomaba... antes de que mi cerebro alcanzara a decodificar los colores rojo y blanco, Angelo agregó, "...y soy el Viejo Pascuero".

JUEVES 23/12
Hoy.
Con mis colegas fuimos de paseo a una parcela con piscina en Pirque, pero no me bañé porque me da alergia el cloro.
Igual acabo de estornudar.

Además de no bañarme -y de ser objeto de picaduras de mosquito, que si hubiera sabido mejor me quedo en mi casa- develé una faceta desconocida de mi personalidad y me dediqué a ser instructora de salsa, con relativo éxito.

Yo soy así.
De menos a menos.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Toda la vida es sueño

No me pregunten cómo ni por qué, pero yo iba en una micro por lo cerros de Valparaíso. Era una micro de ésas chicas y el único pasajero era yo. Bueno, sin contar a un enfermito amigo o conocido del chofer que iba de pie a su lado y le hablaba, le hablaba, le hablaba, le hablaba. A ratos se reía. Se reía como enfermito, no sé si me explico. Yo iba al fondo de la micro. Tenía una visión panorámica. O sea, veía todo. Lo único que no veía era el mar. Y esperaba ansiosamente que apareciera en uno de los subebaja o a la vuelta de una esquina, pero no doblábamos ninguna esquina. De pronto, justo frente a la nariz de la micro, cruza un auto de color anodino conducido por una mujer de lentes oscuros, pelo ídem y manejar descuidado que hacía morisquetas al espejo izquierdo mientras se le venía encima un camión blanco con verde. Estamos a punto de protagonizar un choque triple. La micro da un frenazo, atraviesa el eje, se sube a la vereda del lado izquierdo, el enfermito se golpea y le sale un poco de sangre de la boca. Parece que un diente, también. Decido que mejor me bajo, porque el chofer parece que como que se calienta y empieza a conducir a lo loco. Nos bajamos. Yo y una mochilita oscura que descubro que tengo entre las manos. Está nublado, pero no hace frío. Estoy parada no tengo idea dónde y tampoco tengo idea de cómo llegar al terminal de buses. Porque yo iba al terminal de buses. En la calle no se ve un alma y me acerco a una casa, dejo la mochila en la ventana, la abro y saco un sostén. Oh, resulta que justo es el sostén que compre ayer en... ¡no!, ¡no!, ¡detente!, ¡no sigas por ahí o se pudre todo!... la abro y saco un sostén para ponérmelo. Empiezo a sacarme la polera azul marino con cuellito... a ver... también ando con una faldita escocesa... y calcetas... ¿soy una escolar...? Miro por la ventana y no se ve a nadie dentro de la casa. Hay unos muebles antiguos. Chapa de madera oscura, cantos redondeados, pañitos a crochet. Clase media del cincuenta  y tantos; esa onda. Se abre la puerta y aparece un señor con lentes y un chaleco café de lana con cuello subido. Es feo. El señor es feo.  Pero confiable. Le pregunto cómo llegar al terminal de buses mientras con una mano trato de esconder el sostén en la mochila. Él tampoco sabe, pero abre la puerta y pregunta a alguien dentro de la casa. Dentro, y pegada a la puerta, hay una mesa con mantel blanco, de género; del género con el que hacían los manteles de antes. Está llena de gente -diez, doce personas- que está tomando onces. Cerca de la ventana, ahora abierta, hay una joven con un niño de unos dos años en brazos. El niño manotea el sostén y dice "senos". Me turbo un poco. La joven me sonríe con cara cómplice. Todos empiezan a dar información contradictoria respecto a cómo llegar al terminal. El tipo que está sentado a la cabecera toma la voz cantante y dice que está lejos, en el plan. "Claro, el plan. Estamos en Valparaíso, y en Valparaíso lo que no es 'cerros' es 'plan'", pienso, "como el almacén, que es   'emporio' y la marraqueta, 'batido'". Pregunto entonces cómo puedo llegar al plan. Otra vez se produce una controversia de la que no se saca nada en limpio. Hasta que el señor corta por lo sano y dice que me va a ir a dejar en el auto. "Uy, uy, uy", pienso, "aquí va a haber problemas, las mujeres son celosas". Empezamos a caminar los metros que nos separan del garage. En el suelo veo botado un pedazo de letrero de micro. Alcanzo a leer "Microcentro"... ¿pero cómo?, ¿le dicen "microcentro" como en Buenos Aires?, ¿no era que le decían "plan"? No acabo de salir de mi desconcierto cuando se nos unen dos viejos más y un joven. Todos feos. Feos pero confiables. El que vaya más gente, me tranquiliza...  o no... Uno de los viejos, el de chaleco blanco invierno y jockey, toma la delantera y nos anima a subir con grandes aspavientos. Se asoma la nariz del auto. El auto... es...es... es... ¡lila!... Oh, Dios, espero que sea un escarabaj... ah, no, es una citroneta... no, no es precisamente una citroneta... es un AK... ¿AK cuánto?... Maldición, si estuviera despierta lo sabría... ¿Despierta? ¿Dije despierta?... Sí, dijiste "despierta"... O sea, ¿hasta aquí nomás llegamos?... Hasta aquí nomás... Bueno, mejor.

Es asombroso como los sueños se parecen a los hijos.
Salen de uno, se nutren de uno, pero uno no los controla y no sabe con qué van a salir a la vuelta de la esquina.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Lasker

Emanuel Lasker fue un matemático -hasta inventó un teorema y todo- y filósofo alemán amigo de Einstein.
 Su hermano mayor le enseñó a jugar ajedrez y él vio en este juego un medio para salir de la pobreza. Eran tan pobres, tan pobres, tan pobres que una vez para salir a buscar trabajo tuvieron que turnarse: tenían un solo traje.
En la lista de Campeones Mundiales de Ajedrez va antes que Capablanca.
Inventó un juego -el laska o lasca, no sé- que es más difícil que el ajedrez.

Yo no tenía idea de todo esto hasta hace un rato; cuando me lo contó Mariel.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Máquinas

Que te quede claro de entrada que no tengo nada contra las máquinas. Así per se. Pero la última que entró a mi vida sencillamente me la está haciendo cuesta arriba.
Antes un poco de historia.
En las postrimerías del siglo pasado, cuando no me quedó más remedio que iniciarme en esto de la vida laboral, hacer una prueba -confeccionarla digamos- era un reverendo cacho. Las pruebas semestrales, claro; los controles comunes y corrientes los tenía que manufacturar el sufrido alumno (aaaahh, qué exquisito placer sádico te inundaba con sólo entrar a la sala y decir "saquen una hoja... Número 1..."). Para hacer las pruebas más cototas había que conseguir una máquina de escribir, quitarle la cinta y, en jerga técnica, "picar un stencil". No sé si entienden a qué me refiero con  "stencil". Lamentablemente no estoy en condiciones de explicarlo muy bien. Era una cosa tamaño oficio compuesta por una hoja delgadita -que era la que quedaba toda agujereada cuando se la golpeteaba con las teclas así en bruto, sin la cinta-, una hoja negra de no sé qué que iba al medio y una base de papel más grueso. Mejor explicación no me pidan. Ahora bien, si ya era una joda corregir un escrito a máquina utilizada en términos convencionales (léase retroceder un espacio, partir a conseguir uno de esos papelitos blancos que llamaban "tipex", ponerlo sobre el error cometido, tipear la letra de nuevo, y así cada vez, con paciencia asiática), corregir en el stencil era todavía peor, porque había que usar un líquido rosado medio flúor que se aplicaba con pincel y que éste sí que era inconseguible. Terminada la titánica tarea, el stencil ya "picado" se le entregaba a don Víctor, quién, entre otras tareas (barrer, tocar la campana, arrastrar los pies...), realizaba vaya uno a saber qué sortilégicos pases mágicos y aparecía al cabo de un par de días (o semanas) con un alto de pruebas más o menos (generalmente menos) legibles. Un garrón. De ahí la proliferación de las pruebas manufacturadas. El lío con ellas se daba a la hora de corregirlas, pero como Dios es grande, en este país la escala de notas va del 1 al 7, así que uno dictaba 7 preguntas y ya. En este escenario, es fácil entender el beneplácito con que fue recibida -por mí, que, huelga decir, mis escritos terminaban siendo un solo manchón blanco, o rosado flúor, según fuera el caso- la aparición del primer Machintosh y su amiguita Impresora. Después vino la proliferación de las pruebas de selección múltiple -que se corregían en un dos por tres, hasta por la hermana chica o el pololito de turno-, los alumnos nunca más escribieron, se olvidó la ortografía, la gramática toda, los estudiantes se pusieron más flojos que el hueso de la frente, los profesores se percudieron, la educación se convirtió en un negocio, se acabaron los sindicatos, el Colegio de Profesores se llenó de chantas y todo se fue a las pailas, pero no es ése el tema que nos convoca. Decíamos, pues, que la aparición del PC se recibió con jolgorio colectivo, por mi parte.
Desde aquella época, mucha agua, un matrimonio, un parto, dos colegios, otros trabajos y varios años sabáticos han corrido bajo el puente... hasta la semana pasada. ¿Qué pasó? Pasó que en mi trabajo actual compraron un lector óptico. Yo no sé con qué discurso les vendieron (a Ellos) el aparato éste, pero una vez comprado nos lo "vendieron" (Ellos a nosotros) con que ahora sí que no nos íbamos a demorar nada en corregir millones de pruebas, que además te arroja una pila de información, y gráficos y estadísticas, y patatín y patatán.
¿Cuento corto?
Entre revisar que las "celdillas" de las "tarjetas" estén correctamente "ennegrecidas" por los alumnos (alumnos de país tercermundista, te aclaro), hacer correctamente las "tajetas maestras" (por mí, que aparte de tercermundista soy un pastelazo) y conseguir que el aparato funcione (que no sé si será tercermundista, pero parece que es chino; y todo bien con los chinos y los dragones y Jackie Chan y la Gran Muralla y muy potencia mundial, pero que las camisetas se ponen jetonas al primer lavado, se ponen, y que una blusa se destiñó el fin de semana y me manchó toda la otra ropa que iba e la carga, se destiñó), ha sido un verdadero regreso a Ítaca el corregir las pruebas de fin de semestre. Aparte que el tipo este, el lector óptico, no tiene corazón y el 3,9 te lo deja en 3,9 y el cabro reprobó y reprobó nomás. Y no se anda preocupando de si el alumno borró bien o borró mal, ni de si la "intención de voto" era ésta, aquélla o la otra; anula y ya.
¿Resultado?
Antes me demoraba dos días en corregir todas las pruebas y ahora ya llevo como una semana.
Y entre el cabrerío está la tendalada.

No sé, pero para mí Matrix ya empezó.

domingo, 5 de diciembre de 2010

El mejor momento de la Teletón 2010, ever

http://www.youtube.com/watch?v=-vl8th1Jy-k



Bueno, no podemos dejar de mencionar también a La bilirrubina, Maldita primavera y En el último lugar del mundoooo luego de la cordilleraaa, o sea, todas ésas que una canta cuando se ducha. Especialmente cuando se ducha sola. (Ah, recuérdenme que tengo que escribir algo acerca de la reivindicación de la cama como único lugar apto para el apareamiento humano.)

Vaya mi eterno agradecimiento a cesarvergarae por ser uno de los dos millones de chilenos que subió el video al minuto de ocurrir el suceso. Elegí el suyo, el de cesarvergarae, porque de paso aprovecho de manifestarle a la RAE mi parecer acerca de sus últimas disposiciones: ¡Cesarvergarae!

A todo esto -y a juzgar por la ingente, gigantesca, descomunal, monumental, colosal, inmensa, enorme y por qué no decirlo, astronómica cantidad de plata que ha sido necesario juntar en 32 años, éste debe ser El País Con Más Niños Minusválidos Per Capita del Mundo, ¿no?

Y ya que estoy en modo inquisitivo, ¿no tendrían que rendir cuenta  pública alguna vez en sus vidas...?



Uuuuuuuuuhhhhhhhh, 17 mil millones, ¡SE LOGRÓ!... Acaban de decir en la tele que se superó la meta. Ahora ya nos podemos ir a dormir. Yo y esa roca que tengo en lugar de corazón.


Ah, pero se me estaba olvidando algo que hace tiempo quiero decir: ¡Oye, voh!, el que me manda Spam desde Rusia, quiero que sepai que te tengo bien cacha'o. Me tenih hasta acá con tus huevadas. Cualquier día me aburro de andar borrándotelas y me tomo el TransIBERIANO. MÁQUINA DE MIERDA. NO TENIH IDEA DE LO QUE SOY CAPAZ. TE VOY A PATEAR EL SAMOVAR HASTA QUE ME DÉ HIPO. Y DESPUÉS TE VOY A AGARRAR Y TE VOY A METER LA BALALAIKA EN EL MÁS PRECIADO DE TUS ORIFICIOS. ¡PATÁN! ¡MEQUETREFE! ¡BADULAQUE!
Tai adverti'o.

Eso sería.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Tortura (o "Tía, ¿verdad que usted también se durmió?")

¿A alguien con una brizna de no digo "amor por los niños", sino sentido común se le ocurriría llevar a un crío de la periferia y amante de Daddy Yankee,  al Teatro Municipal para ver "El lago de los cisnes"?



Bueno, con tres colegas llevamos a 200.
Y así nos fue.

Lo mejor, como todo el mundo sabe, fue el viaje:

- Ése es el Parque O'higgins... sí, donde está Fantasilandia... Ése es el Parque Forestal, el río Mapocho, la Vega Central, el Mercado... Allá se ve un pedacito del Cerro Santa Lucía... no, el zoológico está en el San Cristóbal... Premio para el que adivine qué edificio vamos a ver a la derecha, cuando lleguemos a la esquina...

- Tía, ¿usted conoce todo Santiago?
- Bueno, sí, más o menos... Perdón, lo que pasa es que siempre quise ser guía de turistas.

- ¡Chuaaaa!, la tía GPS...



Volvimos como con 205.
Temíamos perder a alguno por el camino.

lunes, 29 de noviembre de 2010

6:00 AM

Anai Le se siente muy identificada con esto:

http://www.youtube.com/watch?v=pZ1515enNr8

viernes, 26 de noviembre de 2010

Should I stay or should I go?

A ver, no, momento, acá hay un tipo que te hace el logo del gobierno de Chile en Word, en dos minutos y no te cobra los 10 millones. Se ve que hay gente que a esta hora no tiene nada mejor que hacer que reírse del gobierno de Chile.

http://www.youtube.com/watch?v=pEgsi-GCYIw


Ahora no sé si darles (a ustedes, no se hagan los giles) otra oportunidad de que me inviten a sus casas o no.

jueves, 25 de noviembre de 2010

¡Nos quedamos!

Tal como hay gente que dice acordarse de qué estaba haciendo cuando se enteró de la muerte de Kennedy, quiero que quede registro de que yo estaba preparando una ensalada de lechuga escarola con zanahoria rallada -rallada con la parte de hoyos grandes del rallador que le compré a un feriano el otro día, y que me dijo, el feriano, que había que usarlo, al rallador, lavarlo y SECARLO, y me repitió como tres veces SECARLO, hasta que yo parece que lo miré raro porque me aclaró "no porque después me vienen a reclamar que el rallador se les oxidó", y yo no le dije ni sí ni no, pero me dio mala espina, entonces pensé en no comprarle ninguna cuestión de rallador, pero después pensé en que quizás cuántas relaciones interpersonales con intercambio de fluidos corporales o sin él se habrían salvado si el usuario hubiera tomado la precaución de seguir estas sencillas instrucciones, así que le pagué los 500 pesos y me fui, y resulta que el feriano tenía razón porque el rallador está impecable y eso que ya lo he usado como dos veces-, estaba preparando una ensalada, decía, cuando me enteré de que este gobierno por fin ESTÁ HACIENDO LAS COSAS BIEN y me hizo caso y cambió el logo ese asqueroso que alguna vez denuncié por este mismo canal. Logotipo, isotipo, no sé bien cómo se llama el mono ese.
Así que, nada, no voy a ninguna parte, me quedo acá.
De todas maneras, aprovecho de agradecer con toda el alma a los millones y millones de personas de otras partes que honran  este humilde blog con su presencia; quienes, de manera totalmente desinteresada y haciendo gala de un altruismo a toda prueba, no me prestaron su casa.
Este gesto, que los retrata de cuerpo entero y sin ningún tipo de  cosas raras de esas que les hacen ahora a las imágenes, no lo olvidaré mientras viva. Cosa que me deja en una situación bastante inconfortable porque quedo debiéndoles un favor que no me hicieron, y además ya me queda poco espacio en la memoria y estoy tratando de recordar lo menos posible, de manera que apenas puedan -mañana mismo, ojalá- me encantaría que me pidieran cualquier cosa, pero entendámonos bien, cualquier cualquier cualquier cualquier cualquier cosa que necesiten ustedes me la piden y yo voy y no la hago.
No sé qué piensan ustedes, pero esta actitud me parece bastante sana de nuestras partes, y creo que de seguir así nuestra relación interpersonal in absentia puede crecer y fortalecerse.
Más todavía si tenemos la precaución de lavar y secar después de usar.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Elección democrática en la ANFP: Todo por el pueblo, pero sin el pueblo

Dios, por qué me has abandonado. ¡SEGOVIA Y PIÑERA JUNTOS SON INSUFRIBLES!

Cada día que pasa le hacen más cuesta arriba la vida a uno en este país, por la flauta.

Actualización:

http://www.youtube.com/watch?v=k1COcyvqSQM

jueves, 18 de noviembre de 2010

Extraterrestre



Estoy maravillada mirando las fotos del astronauta Douglas Wheelock.

Ya sé dónde quiero ir estas vacaciones.



viernes, 12 de noviembre de 2010

Es jodido el eufemismo

Esto me pasó ayer:

- Profe, en la obra de teatro que tenemos que escribir, ¿podemos decir "bastardo"?
- No,  cómo se te ocurre... tienes doce años, no puedes decir esas palabrotas. Usa una que no suene tan duro. "Amermelao", por ejemplo. O "pastel".
- Pero, tía, no puedo decir -apunta con dos dedos a un blanco imaginario- ¡Bang, bang! ¡MUERE, PASTEL!


Me reí hasta las lágrimas.

Twitter

Si no vuelvo más, es que me fui para allá porque yo soy mujer de una sola cosa de estas de ahora.

"Serías una estupenda tuitera" es un cumplido ante el que nadie con una brizna de vanidad puede evitar sucumbir.

Hemingway

A Hemingway no le gustaba su nombre.
A mí tampoco.

Por allá por la década del 20, cuando -si hemos de creerle a un escritor- Hemingway vivía en París y era muy pobre y muy feliz junto a Hadley (lo que no impidió que el maldito "fucking bastard" bastardo la abandonara con un hijo pequeño y cuando la cama todavìa estaba tibia, para ir a encamarse con otra; todo esto si continuamos en tren de creerle a un escritor, fucking bastard), en una oportunidad le apostó a unos tipos 10 dólares a que podía escribir un cuento íntegro en solamente seis palabras. Tuvieron que rendirse ante la evidencia y pagarle:
"Se venden zapatos de bebé. Sin uso."
(For sale: Baby shoes. Never worn.)

Sí. En castellano habría perdido.
(No faltará el traductor que salte diciendo, "vendo zapatos de bebé, sin usar", pero me gusta más como pasiva refleja, y si alguien tiene algún problema que hable conmigo. Además el blog es mío.)

Otra vez Hemingway andaba medio caído al litro y fue al baño. Pensó que estaba tirando la cadena del WC, pero era la cadena de un tragaluz que le cayó en la frente y le quedó una cicatriz para el resto de la vida.
Bebía para olvidarla.

Es viernes. Terminé de leer "París era una fiesta". No es cosa como para felicitarme, pero, a ver, ¿cuántos libros terminaste tú hoy?

Hora de un mojito a la salud de Hem.

Parece que "Hem" sí le gustaba.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Normas y principios

"Uno vive y necesariamente necesita jerarquizar virtudes, decir éstas son las virtudes que rescato en los demás y quisiera para mí, que respeto, que valoro. A mí el deporte me dio ese parámetro, yo aprendí por el deporte que la generosidad es mejor que la indiferencia; aprendí el valor de la significación del coraje; aprendí la importancia del esfuerzo y aprendí lo trascendente de la rebeldía. Son los tres o cuatro elementos con los que yo después traté de orientar mi vida. No necesariamente tienen que ser ellas las elegidas, pero sí es indispensable que uno sepa las virtudes alrededor de las cuales quiere vivir."  (Marcelo Bielsa, 2002)





Mientras los tibios hacemos cosas que dijimos que nunca haríamos, los blandengues eliminan normas y los duros se mantienen fieles a sus principios.
Hay gente pa' todo.

Ah, y los sensibles, lo que tienen que hacer, ahora más que nunca, es usarlo.
Por favor.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Fútbol

No diré ni una sola palabra respecto a la tesis que circula en torno a que la elección de presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional estaría siendo manipulada por Piñera para borrar del mapa futbolero al actual presidente y al entrenador de la Selección Nacional como una venganza personal a causa de que los mencionados no le hicieron las genuflexiones de rigor cuando fueron llevados (o invitados, no está clara esa parte) a la Casa de Gobierno al volver de Sudáfrica, porque es demasiado sórdido como para ser mentira y porque confirmaría que este país está siendo gobernado por un psicópata.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

París

...à vol d'oiseau la France est a douze mille kilomètres du Chili, ou si vous préférez à vingt heures d'avion, mais si vous prenez le bateau il vous faut seize jours de voyage.

Aaaaah, ¿dónde habrá quedado el librito con el que estudiaba francés en el liceo?
Terre et hommes, se llamaba.
¿Y el Orly, passport con Monsieur Pi San Li, Monsieur Papini y Monsieur Laffitte que era agent de police?

¿Alguien tiene alguna remota idea de lo que estoy hablando?

No, claro.

Todo es culpa del (suspiro) último post de Peter, que no es un pobre pintor portugués que pinta paredes por poca plata para pasear por París, sino un sueco a cuyo blog llegué gracias a Juan Blogger.

Con esa teoría de los seis grados de separación, ¿podré colocar un candadito en el Pont des Arts?

Ayer Mariel me contó que tiene un profesor que es socio de Rodrigo Hinzpeter, el ministro, que conoce a Piñera, y Piñera hizo tan buenas migas con Sarkozy...

lunes, 1 de noviembre de 2010

¡Arqueólogos encuentran fábula de Hisopo!

Fábula del pollito, la vaca y el gavilán

Caminaba cierto día -y por razones que nos resultan del todo desconocidas- un pollito a campo traviesa, cuando de pronto quiso Fortuna que acertara a sobrevolar el lugar, con una sincronía que ya quisiéramos para los taxis en día de lluvia, un soberbio gavilán con hambre de tres días.
Alertado el pollito por atávicos instintos, corrió a buscar refugio ante tan inminente peligro; no encontrando más amparo que una voluminosa vaca que, como mudo testigo, masticaba concienzudamente las briznas de planta herbácea de la familia de las leguminosas que aún persistían a pesar de que ese año había sido poco lluvioso.
Llegóse el pollito hasta la res, cobijose bajo la panza de esta última y confió en que el falconiforme no pudiera atraparlo.
Estaba en eso, confiando, cuando de pronto observó con espanto que la mole que lo albergaba se ponía en movimiento uniformemente acelerado, y, como los males nunca vienen de a uno, sintió que una sustancia pastosa y caliente -que más tarde decodificó como "materia fecal" u/o "bosta"- lo cubría de cuerpo entero
- ¡Pío, pío, pío!- se quejó el pollito con tristeza de tango una vez que logró asomar la cabeza fuera de la mierda; pero lo peor estaba ad portas: el gavilán -a quien los dioses habían distinguido con la Virtud de Saber Esperar el Momento Oportuno, y aparte con un ojo de lince- se abalanzó sobre el  pollito, lo atrapó, lo sacudió un poco para quitar el exceso de aderezo y se lo zampó de un bocado.

Moraleja:
Si bien es cierto que no hay que descartar que el que te brinda eventual amparo pueda, a la larga, cagarte; no es menos cierto que el que te sacare de la mierda pudiere o pudiese ser tu enemigo. No obstante, no albergues la menor duda en cuanto a que mientras te encontrares con el "agua" al cuello, lo más aconsejable es no decir ni pío. Last but not least, no todo lo que parece mierda lo es. Como el sushi. Que es pescado crudo.
______________________________________________________

Este cuentito es más viejo que el hilo negro, lo sé, pero no por viejo lo vamos a jubilar.

Otra cosa; el otro día noté que la palabra "hisopo" ya pasó a los Cuarteles de Invierno. Resulta que siempre presto mi texto escolar a alguno de los pajaritos que no lo lleva a la clase (después tengo que andar haciendo malabares para recuperarlo, pero esa es otra historia), y uno de ellos, uno con mucha iniciativa -que es lo que hace falta en este país-, en el libro de Séptimo Básico, en una parte donde decía "hisopo", corrigió y escribió arriba "isótopo".




sábado, 23 de octubre de 2010

¡Que lo mueeeestre! ¡Que lo mueeeestre!

Resulta que el tipo está ahí, donde siempre quiso estar, en el Olimpo, tuteándose con la flor y nata primermundista europea, con una pequeña cosita armada en la entrepierna de tanto gusto, porque todos sus multimillones hasta ahora no le habían alcanzado para comprar el cielo; regalando piedras a diestra y siniestra que para eso hay, que no se note pobreza, la opinión pública está con nosotros, súbete al carro población La Victoria, hagamos nuestra la máxima farandulera, "no importa que se rían de ti y que hablen mal, lo que importa es que hablen"; no más materias primas, ahora exportemos la "chilean way " de hacer las cosas, y demos jugo, demos jugo, demosjugodemosjugodemosjugodemosjugodemosjugodemosjugodemosjugodemosjugo que patria queda poca, ¡pero aún tenemos jugo, ciudadanos!... las cosa es que el tipo está ahí, "top one", como perro con dos colas, y viene la mujer (oh, Perdición del Hombre) -toda pudorosa, sin hallar dónde poner los ojos de tanta vergüenza ajena, ajena pero propia, que es peor, porque al fin y al cabo prometió que iba a estar con él en las duras y en las maduras, hasta que la muerte los separe, pero cuándo se iba a imaginar, claro, la pobrecita, parada allí frente al altar que el precio iba a ser tal alto, porque una cosa es casarse con un pelotudo y que se entere la familia y el sector oriente de la capital y otra muy distinta es que se entere el mundo al instante; aparte en el Colegio Jeanne D'Arc tendrían que haberle enseñado a reconocer a un "roto de mierda", ¿no?- y viene la mujer, repito, y le empieza a tironear la manga para que ya poh, córtala, sabís que parece que ya no se están riendo "con" nosotros... No pues, Ceci, usted como orientadora familiar, salida de universidad privada, usted me parece bastante desorientada. ¿Acaso no leyó en el Manual de la Familia Bien que una debe formar un férreo bloque al lado de su Pierna Peluda, aunque se venga el mundo abajo?, ¿que no se da cuenta que con su actitud lo único que consigue es dar pábulo a que el perraje -porque de la Oposición ni hablar. Concertación: ¡NO EXISTES!- empiece a arrastrar por el fango de la duda la sacrosanta lealtad a rajatabla que toda mujer de bien le debe a su hombre?... Ya, ya, ya, tranquilita, doña Ceci. Alce la frente, respire profundo, haga de tripas corazón como buena mujer chilena, saque pecho, entre la guata y apechugue nomás; no queda otra. Me encantaria decirle "ya va a pasar", pero no es así; hasta diría que la cosa se va a poner peor. Pero usted, siempre digna. La ropa sucia se lava en casa. Por ahora, ¡eo eo eo que siga el hueveo!

jueves, 21 de octubre de 2010

Comida... ¡coMida!

Leo: "Este domingo se realiza la corrida Contra el Hambre".

Aparte de las connotaciones obscenas que alguna mente de alcantarilla pueda asignarle, acá hay un grave error de conceptos. Correr da más hambre.

¿Por qué mejor no hacen un desayuno?

domingo, 17 de octubre de 2010

¿Y si Nibaldo Mosciatti está casado, para qué diablos me voy a divorciar?


Te cuento: Nibaldo Mosciatti es un periodista chileno que ha trabajado aquí y allá y ha dicho esto y lo otro. _______________ aquí vendría de perlas un link a la wikipedia, pero no, no está en wikipedia. O sea, por si a alguien le cabía alguna duda respecto a que wikipedia es una soberana huevada, o, dicho de otro modo, de que los que suben cosas a wikipedia son harto pelotudos, con esto se le da el tiro de gracia a la duda.
Conozco a Mosciatti -en el sentido más amplio y menos bíblico de "conocer"- hace como doce, o trece, o catorce años... cerremos en quince; de la época del canal Rock & Pop y de El Mirador en Televisión Nacional. Y desde aquella época lo admiro, lo estimo y lo respeto. O sea, son quince años de Admiración, Estima y Respeto incondicional e ininterrumpido de mi parte, cosa de la que no puede jactarse NINGÚN otro hombre.
Los últimos diez años, después que cerro el canal 2, le perdí un poco la pista a Mosciatti, eso sí. En realidad siempre supe dónde estaba -en el diario electrónico El Mostrador, o en Radio Bío-Bío, "la radio"-, pero me carga ser hostigosa. Para que las relaciones se mantengan hay que permitir que les entre aire. Además yo siempre he dicho que nada mata tanto el amor como el matrimonio, y esto me da la oportunidad para corregir el rumbo de mi teoría: Si quieres que una relación afectiva sea eterna, lo que tienes que hacer es evitar la contigüidad y la bilateralidad.
Y, a propósito de rumbo, ¿para dónde va esto? se preguntará algún inquisitivo. Calma, no apure al ganado flaco.
Ocurre que la Embotelladora Andina hace una montonera de años que viene premiando cada año a un periodista. Uno distinto cada año. Y este año ha tenido a bien otorgar el premio al Sr. Mosciatti. Ignoro en qué consiste exactamente el premio. Es posible que sólo se trate de un diplomita. Capaz que sea en contante y sonante, no sé. Lo bueno es que Mosciatti fue a recibirlo.
Sí, porque me carga esa gente que cuando le dan un premio no va. Por las razones que sea -algunas re plausibles, incluso-, pero no va. Algunos alegan que la dignidad esto y la dignidad lo otro, pero ¡me siento en la dignidad! ¿Acaso tus ancestros, mientran venían apretujados y muertos de hambre en unos barcos, malolientes (ellos y los barcos), pensaban en la dignidad? ¡NO! Vinieron porque tenían huevos. ¡AQUÍ LO QUE HACE FALTA SON PELOTAS! No dignidad. ¡Primero juntemos pelotas y después va a venir la dignidad!
Bueno, después podemos seguir hablando de eso, si te parece. Lo concreto es que Mosciatti no se farreó la oportunidad de ir a recibir el premio (que ojalá haya sido bien contante y sonante, para que así valga la pena toda la plata que he gastado en Coca-Colas) y DECIRLES EN SUS CARAS lo que pensaba. De paso se mandó un discurso que estuvo a la altura de lo que yo habría esperado -si hubiera sabido que iba a decirlo- en un hombre que he admirado, estimado y repetado por veinte años. O treinta, pongámosle.
Pero basta, vamos al discurso.
Discurso que, al igual que Mosciatti, va íntegro.
Ah, antes dos cositas: NADIE ha dicho nada del discurso. Todos los periodistas han guardado católico silencio respecto al asunto. NI EN TOLERANCIA CERO lo mencionaron. Y me quedé viendo el programa hasta el final para ver si decía pío, pero no; seguro no lo toleraron.
La segunda cosita, y final, es que yo no habría tenido ni idea de esto, si no fuera porque hace un rato Mariel me preguntó "¿supiste del discurso de Mosciatti?"
Aclaro esto porque hay quien anda por ahí preguntándose cómo colabora Mariel en Cúcala Mácara. Espero, señor, que se declare a entera satisfacción.
Ahora sí, el discurso íntegro.
Igual no sé ni para qué me gasto, si ni lo van a leer.
¡Tropa de asalariados de multinacionales!
¡O de compañías de seguros, como yo!
¡Consumidores de juguetitos tecnológicos!
¡Procastinadores de la escala de valores!
¡Aquí el único que vale la pena es Pablo Fayó, pero Fayó no viene para acá!
DISCURSO DE NIBALDO MOSCIATTI
Como el orden de los factores SÍ altera el producto, este discurso comienza así: ¡Familia!, Constanza y retoños, amigas y amigos, queridos auditores, añorados lectores, circunstanciales televidentes, jurado del premio, embotelladora del premio (siempre hay que ser bien educado), autoridades varias y vagas; autoridades en la vaguedad. O sea, en la distancia. Amablemente.
Este texto consta de tres partes. A saber: agradecimientos, reflexiones sobre el oficio y, finalmente, piloto para un espacio de radio de trasnoche. Vamos, pues…
1.- Agradecimientos:
Quiero agradecer a mis maestros. A los que, primero, me enseñaron. Quiero agradecer a mis padres. El rigor de la Loli y la fantasía de Pocho. La perseverancia y pasión de ambos. El aprendizaje de ver pasar el río, de plantar algunos árboles. El vivir la vida sin ambición por el dinero, ni ínfulas sociales.
En este oficio de periodista quisiera haber heredado una pizca del talento, la sensibilidad y la rebeldía de mi padre. Sin esas cualidades, el periodismo se convierte en otra cosa: en una simple reproducción de discursos, en un engranaje más de las máquinas de los poderes y los poderosos, en esa cosa amorfa, triste, gelatinosa, y, a veces, ruin y malvada, que son las relaciones públicas o todo tipo de comunicación que está al servicio de unos pocos en detrimento de la mayoría anónima.
Quiero agradecer, andando ya el camino, a algunos profesores. De mi colegio: Lamiral, Varela, Tolosa, Fierro, Boutigieg, Pilon, Biancard. La añoranza de ese espacio de libertad cuando la libertad escaseaba.
Y de la Universidad… allí, en verdad, gracias a pocos. Es más, si hablo largo terminaría a los garabatos y repudiando a muchos de esa Universidad Católica, la UC de aquella época, puta prístina de la dictadura, con sus sapos, sus silencios cómplices, sus injusticias mofletudamente bendecidas, bendecidas por sus monseñores y sus autoridades venenosas que no se arrugaban en tolerar, avalar y alentar la brutalidad para preservar el orden, que era un orden chiquitito, orden sólo de ellos.
Doble mérito entonces para mis profesores de la Universidad a los que agradezco: Juan Domingo Marinello, Cacho Ortiz, Gustavo Martínez y los Óscares: Saavedra y el RIP González, lo que no es maldad, porque todos nos vamos a morir. Así es que RIP nomás.
Y, en el oficio, más gracias. Gracias a algunos que me apuntalaron, mostrándome matices de dignidad: Salvador Schwartzmann, Jaime Moreno Laval, Mario Gómez López, Gabriela Tesmer.
Los otros, los amigos que me enseñaron y que, por sobre todo, quiero: Andrés Braithwaite, el mejor editor de prensa escrita que haya conocido nunca; Pancho Mouat; los laberintos del pensamiento de Ajens; Pablo Azócar y el filo de su pluma; Rafael Otano y su erudición que te obliga a ubicarte donde siempre debe ubicarse un periodista, que es en la ignorancia; y Patricio Bañados, que me ha mostrado el valor de las convicciones y la decencia que debería imperar en este medio. Pero ustedes lo saben: NO impera.
En cuanto al premio mismo, gracias al premio, que permite esta convocatoria. Así veo a gente que quiero. Premio gracioso y gaseoso. Tan gracioso que creí que era pitanza. Premio de fantasía y bebestible, para mí, que me ufano de haberme criado bebiendo agua de un pozo alimentado por una napa subterránea que desciende al río Bío Bío desde la cordillera de Nahuelbuta. Agua pura.
Gracias, entonces, al jurado que me eligió. Gracias sinceras porque, por lo demás, no he postulado a premio alguno, lo que me indica que mi nombre les salió del corazón. O de la razón, lo que no sé si es mejor o peor, todavía.
Y gracias a la empresa que da el premio. Premiar periodistas es labor samaritana. Mejor que el Hogar de Cristo o la Teletón, en la medida en que no se convoque, paradójicamente, a la prensa.
Sugiero a la embotelladora que también se incluya, en galardones paralelos, a zapateros remendones, desmontadores de neumáticos en vulcanizaciones, panaderos, imprenteros, empastadores de libros, ebanistas y expertos en injertos de árboles frutales, para que se consolide la idea de que lo que se premia es el ejercicio de un oficio, el día a día de las letras, y no la ruma de certificados, con sus timbres y estampillas, ni la galería de cargos, ni, menos todavía, la trenza de contactos, pitutos, militancias, genuflexiones (para no usar imágenes obscenas) favores y deudas. Así debiera ser.
En suma, muchas gracias. Gracias por mí, pero también gracias por La Radio. Este premio es, en gran parte, mayoritaria parte -seamos sinceros-, un premio a Radio Bío Bío. Un premio a un proyecto que nació en 1958, en Lota, con radio El Carbón. Un proyecto que mi padre no sólo ideó, parió, construyó, afianzó y encauzó, sino que es un proyecto que sigue siendo fiel –y esperamos no tropezar nunca en ello– a lo que mi padre quiso. Eso es lo que más se merece un premio: la idea de un medio de comunicación al servicio de la gente, sin cálculos, sin ideas de trampolín para lanzarse a otra piscina. Señoras y señoras, muchas gracias.
2.- Reflexiones sobre el oficio:
Lo primero es que trataré de evitar, probablemente, sin éxito, el peligro de todo discurso, que es terminar pontificando. Imagínense: yo de pontífice. Pondría mis condiciones eso sí: fin al celibato y, por supuesto, me negaría a usar esas polleras que usan los pontífices. Báculo sí usaría: más de alguno con que me cruzo merece un garrotazo, y los báculos papales y obispales, a veces pesados con tanto oro, deben ser buenísimos para tal efecto.
Bien, no nos desviemos, aunque el tema provoque curiosidad malsana.
Entonces: evitar pontificar. Porque el periodismo debiera estar lo más lejos posible de los pontífices: los de las religiones, la política, los negocios, la banca, el capital, la revolución, la involución, las dietas, las verdades reveladas, las ideologías, la numerología y tantos etcéteras. O sea, lejos de las certezas. El periodismo sólo se sostiene en su falta de certidumbres, en la duda permanente, en el escepticismo, en la incredulidad.
Vivir poniendo en duda todo puede, es cierto, generar angustia. Pero si no se busca el poder, la certeza mayor que te da el poder y, por consiguiente, la posibilidad del abuso –porque eso es el poder: la posibilidad de abusar–; si no se busca esa certeza, se puede vivir de lo más bien.
¿Cómo vivir en el ejercicio de la duda? Aventuro una respuesta: haciéndolo desde la sensibilidad. Sensibilidad para entender al otro. Hacer el ejercicio de despojarse de lo propio –las ideas, los odios, las fijaciones– para intentar reconocer, conocer, entender lo ajeno.
Hay, al menos, dos periodismos. Voy a dejar fuera a esa manga de serviles que, por opción (libero de culpa a los que no tuvieron alternativa), fueron útiles plumíferos de la dictadura. Siempre he sostenido que en dictadura, hacer periodismo es hacer oposición. Si yo pretendiera hacer periodismo en China, hoy, sería agente opositor (y qué bueno que el Premio Nobel de la Paz se haya otorgado a un disidente chino).
Bueno, dejando de lado esto, repito que hay, al menos, dos periodismos: Uno, el que le habla a la gente, porque piensa en la gente y siente que está al servicio de ella. Otro, el periodismo que le habla a los poderes, porque vive en ese rincón restringido y cálido –pero nunca gratis– que los poderes guardan a ese periodismo. Es un rincón un poco humillante, como esas casuchas para los perros guardianes, que te guarece de la lluvia pero que incuba pulgas y garrapatas, pero allí nunca falta el tacho con comida. Sabe mal, pero alimenta. Y, en general, engorda.
Lo que entiendo por periodismo es lo primero: el periodismo es un ejercicio de antipoder. Repartir, difundir, democratizar la información que, si es tenida en reserva por unos pocos, constituye poder. ¿No les suena acaso la figura de “uso de información privilegiada”?
Mi convicción, entonces: lejos de los poderes, que el poder corrompe. Y a más poder o más dinero, más corrupción.
De lo mucho que le debo a mis lecturas –en rigor no he hecho más que repetir cosas que he considerado inteligentes y por otros dichas–, le debo a Albert Camus la mejor definición de patriotismo. Si la bandada de sujetos vociferantes que se dicen patriotas se aproximara a esa definición, algo de eso que se sueña como humanismo sería factible. Escribió Camus, a propósito de la resistencia francesa a la ocupación nazi:
“Fue asombroso que muchos hombres que entraron en la resistencia no fueran patriotas de profesión. Pero el patriotismo, en primer lugar, no es una profesión. Es una manera de amar a la patria que consiste en no quererla injusta y en decírselo”.
Uno podría cambiar el término patria por humanidad y patriotismo por humanismo. Y uno podría considerar que ese ejercicio de humanismo es el buen periodismo.
Para no subirse por el chorro, una advertencia: muchos periodistas estaban o están convencidos que el periodismo es la palanca o instrumento para generar un cambio social. Nica. O sea, no. Quienes piensan así exhiben, quizás sin darse cuenta, una arrogancia y un mesianismo temible. Allí no hay duda, ni cuestionamiento. Los cambios los hacen los pueblos, no el periodismo. Tratemos –termino igual como empecé–, tratemos de no pontificar.
3.- Piloto para un espacio radial en el trasnoche. ¡Invito a que me acompañe (en saxo) Nano González!
¿Por qué te premian? ¿Porque ya eres suficientemente viejo? ¿Por qué ya lo que dices son puras boludeces y tus dichos perdieron filo, agudeza, desparpajo, y te repites como un viejo gagá que no dice nada nuevo ni nada que escandalice? ¿Por eso te premian, porque la lengua te la comieron los ratones? O, mejor dicho, ¿porque tu lengua se pudrió, de desprendió, añeja, agria, inútil?
Sobrevuelas un pedazo de tierra, hermoso por lo demás (bueno, hermoso en lo que va quedando de hermoso, porque lo otro ya lo arrasaron) y te dicen: mira, esa es tu Patria. ¿Qué es eso? ¿Una Patria, La Patria, tu Patria? ¿Para despedazarla y repartirla? ¿Para prohibirla, censurarla, amordazarla? Será mejor, entonces, no tener Patria, y ahorrarnos uniformes, paradas militares, desfiles, aniversarios, profesionales ociosos de la guerra. No, no, no; mejor así: que los militares sigan siendo ociosos y que no ejerzan su trabajo. Digo: no a la guerra. Y agrego: mar para Bolivia, y con soberanía.
En cada uno de nosotros habita ese lobo que ve a los otros como ovejas, y quiere devorárselas. Pero no nos engañemos, los lobos son los lobos de siempre. Se les reconoce por el hedor que van dejando sus meados. No trates de domesticar al lobo. Sácale lustre, aliméntalo con carne cruda y no lo retengas cuando llegue la hora de las dentelladas. ¿Se acuerdan de ese coro, auténtico, maravilloso, porque ponía en duda el orden que es, como todo orden, en el fondo, una prisión? El coro decía: ¡va a quedar la cagada, va a quedar la cagada, va a quedar la cagada…!
Nosotros, asesinos. Esa cualidad última es la que se promueve. No veas al otro como un socio, olvídate del concepto de prójimo (salvo cuando vayas a ese teatro vacío que se llama iglesia). Gánate un espacio, desplazando a otro. Es una lógica asesina. Bienvenidos al carrusel de los depredadores. Nuestro futuro está escrito: feliz regreso al canibalismo.
¿Dónde están los que no están? Bueno, yo lo sé, porque así lo siento: en ningún lado, por algo no están. Chau, listo, se acabó… Pero están. En nuestros recuerdos, en la memoria. Me gustaría que estuviera aquí Galo Gómez. Galo Gómez hijo. Romántico y pendenciero, pero tan buen tipo que sus peleas eran pura bondad. Galito, ¿te mataste o te mataron? No, parece que fue la borrachera y el exceso de velocidad. Te mataste, entonces. Te echo de menos.
Luciérnagas en la noche. Bajo los boldos, vuelan encantadas las luciérnagas de mi niñez y juventud. No las vi por años, casi décadas, hasta que una noche reaparecieron. Allí, en la orilla del Bío Bío. ¡Luciérnagas en la noche de nuevo! Como un mensaje que dijera: no todo está perdido, no todo es derrumbe. La sobrevivencia de las luciérnagas como metáfora de la supervivencia de lo hermoso, de los sueños, de que sigan existiendo luciérnagas para los futuros niños.
Y sí… Quisiera volver a ser un niño. Vivir, aunque sin saber, que todas las posibilidades del mundo están abiertas y disponibles para mí. Eso es la niñez: la infinitud de rumbos, la ausencia, por el momento, de condicionamientos, directrices, guías. El primer día de colegio es el primer navajazo a esa infinitud. Quisiera volver a ser un niño, antes del colegio. Niño, niño. Puro horizonte, posibilidades infinitas. Quisiera ser niño. ¡Y sin premio!
Muchas gracias.
________________________________________________
A continuación, nos podemos ir todos a la mierdita.

jueves, 14 de octubre de 2010

¡Rescátatate!

Digan que no tengo alma de rescatatesa, digan que estoy hasta más arriba de la tusa, díganme aguafiesta, digan lo que quieran, pero la verdad es que por ahí por el 25 como que dan ganas de dejar todo botado.

http://www.root33.cl/los33/



"Mina de oro" no es malo, ¿eh?
Quedarían como rey.

¡Robando cámara a lo pavote! (Intertextualidad a costa de Aleida-g, Ígor, Monterroso y algún otro que se me escapa)

Cuando despertó, los dinosaurios germanoparlantes todavía estaban allí.

- ¿Y qué hacía usted, a las 10 menos 15, codeándose con el Cónsul de Sviza en Chile?...
- Pues qué va a ser, codeándome.
- Ja, ja, ja. Ja doch.



- ¿Eh? ¿ Wowon de merda? ¿El Cónsul? ¿Se le puede decir así al Cónsul?
- No, señora. "Wo wohnt der Mörder" Lávese bien las orejas y no haga "olitas". ¿Quiere meterse en problemas? ¿No ve que son los bolis de Europa?



¡Momento!
Tengo un chiste: en un club hay 50 tipos jugando jass..., no, para, ¿tocando jazz querrás decir?... no, no, no, para tú, ¿acaso estás insinuando que pasé el chiste por el traductor de gugl?
A ver, ¿quién es el dostor?

martes, 12 de octubre de 2010

¡Nos descubrieron!

Ya andábamos bastante descubiertos, pero llegó gente y hubo que cubrirse.

Saludos a los que viven en Anchorage, en Faro Evangelistas y en Bucaramanga.
Para los que viven en Palermo Algo un saludo grande, "pero no tanto como para generarles un problema de espacio".
Para los que hacen caso omiso a las peticiones de reinstaurar los comentarios, no hay nada.


OK, bueno, ya: un video de cosas que hay en Santiago y que no pueden dejar de no verse. Es para morirse.
Con decirte que quiero pegarme un tiro ya mismo.

Más cuando pienso que en 5 horas más me tengo que levantar para ir a trabajar. Maldita sea.

http://www.youtube.com/watch?v=V0WV_P0iG6w


¡SALUD!

sábado, 2 de octubre de 2010

"Hey Guys, Love zombie killing like me?..."

Hay SPAM que me mata.



En otro orden, por motivos totalmente justificados, ayer tuve que alternar con niñitos vestidos de Schrek, de Hombre Araña, de diablitos, pollitos y gotiquitos. Y por idénticos motivos, también tuve que ir a misa. O sea, en realidad la misa fue adonde estábamos. Una misa Mahoma-montaña, digamos. Estábamos en eso -mirando las nubes, dejando que los niños fueran a Él pero sin armar escándalo, pensando en cómo es posible que haya gente que en esa parte en que se nombra al papa y al obispo todavía oiga en su mente "por el Papa Paulo, por nuestro Obispo Raúl...", o sea, paveando, esencialmente- cuando al septuagenario cura de acento gringo se le ocurre saludar a tan variopinta concurrencia (verde, roja, amarilla y negra, fundamentalmente): "Ustedes, los verdes, que seguramente están preocupados por el medioambiente (gran algarabía de los Verdes); los rojos, donde me gusta ver tantos Hombre Araña (acá ignoró olímpicamente a los Diablos... tsk, tsk, tsk, no aprendió nada este cura); los negros, que no es que estén dormidos, sino que funcionan mejor de noche (en realidad los Negros se estaban portando bien porque estaban al rayo del sol); y los amarillos... bueno, con los amarillos, cautela... OK. Demos gracias a Dios por..."
Miré para todos lados buscando una brizna de complicidad, pero nada.


Al final los Amarillos perdimos. Nos consolamos haciendo chistes de brazaletes con estrellas amarillas con un profe. Total, el cura dio la pauta.

Ganaron los Rojos con el archiconocido numerito de Thriller.
Bien igual.

¿O tienes algo contra los Rojos?

domingo, 26 de septiembre de 2010

Qué loco, ¿no?

La palabra "proactividad" -esa que secuestraron los psicólogos que seleccionan personal y los gerentes de recursos humanos; esa que nos endilga el jefe o la jefa cada vez que quiere conseguir que trabajemos como enajenados- la inventó un psiquiatra que sobrevivió a los campos de concentración.

Así que a tascar el freno y a buscar en nuestra rica vida espiritual aquello que nos haga sobrevivir incluso en las condiciones más extremas de sufrimiento y deshumanización.

No otra cosa significa la palabreja.

Y si nos siguen fregando, que alguien(*) toque a degüello.

____________________________________________________

(*) El proactivo.

Las Ineructables Aventuras de la Asombrosa Mujer Churrasco

No, perdón, quise decir "ineluctables".

Bueno, en fin.




Tan-tararaaaaaaán, tararara-rarara-raraaaaaaaán: Cúcala Mácara Entertainment presents...

¡LAS ASOMBROSAS AVENTURAS DE LA INELUCTABLE MUJER CHURRASCO!



Hoy presentamos,



Picnic








Mujer Churrasco va a la Playa











Y en espectacular programa triple,




Chorizos de Sangre







(¡Gracias aleida-g!)


miércoles, 15 de septiembre de 2010

Bicentenario (3)

Tradicionalmente agosto es un mes jodido en Chile. En las mañanas cae una helada que cala los huesos, así que hay que salir con más capas que una cebolla; pero al mediodía sale un sol que obliga al striptease. Y a la tardecita, otra vez un frío tremendo.
La mayor complicación, aparte de que uno no sabe qué ponerse, es que hay gente que se enferma y se muere (bueno, se morían. Antes. Cuando no había Tapsin); por eso se acuñó la frase "hay que pasar agosto". Por ejemplo, si uno ve a un compañero medio moquillento en el invierno (junio - julio) le palmotea la espalda y entre risitas socarronas le dice, "uyuyuy, viejito, cuídate que hay que pasar agosto", y el pobre, además de enfermo queda como psicoseado. Saltón, digamos.
Yo creo que este dicho viene de 1910, cuando acá se celebró el Centenario.
Ese año el Presidente Pedro Montt, que ya andaba medio Maluenda, viajó en mayo a Argentina a celebrar con los vecinos. Ahí se puso Malena de frentón. Tanto, que decidió viajar a Alemania en busca de una cura porque parece que ya entonces los alemanes eran pulentos.
No seré yo quien arroje una sombra de duda sobre los alemanes, pero lo cierto es que con el presidente nein nein nein. El tipo se puso peor y allá mismo vistió el Pijama de Palo, a mediados de agosto.
Trámites más, trámites menos, la cosa es que lo traen de vuelta y mientras lo ponen en su residencia final, se resfría (por lo del solcito y las heladitas y eso) Elías Fernández Albano, quien había asumido la presidencia de la joven y pujante nación.
Cuento corto: palmó el 6 de septiembre.
Gran consternación gran.
Sin duda, la culpa la tenía el cometa Halley y su frondosa cabellera, dijeron.
Básicamente porque acertó a pasar por aquella fecha y, sobre todo, porque todavían no tenían la costumbre de echarle la culpa a agosto.
¿Qué probabilidades hay de que se muera el presidente de un país, asuma el vicepresidente, también se muera, y todo en menos de un mes?
No tengo idea.
La que tampoco tenían idea era la delegación argentina que había venido a la fiesta del centenario. No tenía idea de qué hacer con una bandejita bien mona que había traído de regalo y que, ¡horror!, tenía las iniciales E F (por Elías Fernández).
Peeero, calma m'hijo, tranquiléin john wayne; acá no le hacemos la vida cuesta arriba a los argentinos, nada que ver, todos son infundios. Alguno podrá alegar que acá tratan mejor a las argentinas que a los argentinos, pero eso hoy en día no representa ningún problema; la ciencia ha avanzado tanto que eso te lo arreglan fácil. Y todos tan felices, viviendo en buenos barrios; qué te digo, Ñuñoa, Providencia, Las Condes, Vitacura, Placita Yarur. No como uno, que vive en la Florida.
Perdón, me aparté un poco del tema y todavía tenemos a esos argentinos sin hallar qué hacer con la bandejita.
Si, porque nos traían una bandejita de regalo por los 100 años.
Un regalo súper útil. Práctico. Para llevar el desayuno a la cama, por ejemplo.
No como los franceses, que mandaron una tremenda estatua que no había dónde ponerla, así que la mandamos a la punta del cerro (aunque ahora los curas andan diciendo que no, que nada que ver, que ellos la compraron).
O los alemanes, que no solo NO MOVIERON UN DEDO por el presidente, sino que además regalaron una fuente que no sirve ni para llevar el desayuno.

Ah, los argentinos, cierto. A los argentinos les solucionamos el problema de la bandejita con las iniciales de Elías Fernández de una manera bien simple: asumió la presidencia Emiliano Figueroa.

No, nada.
Cuando gusten.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Bicentenario (2)

En el marco de la celebración del Bicentenario, dicen, se acaba de reabrir el Estadio Nacional luego de una manito de gato que le dieron.
¿Novedades?
Que ahora está más chico.
Sí, porque cuando todo indicaría que en otras partes los estadios los amplían, acá los reducen. Porque somos así, especiales; no andamos haciendo lo que hace todo el mundo ni lo que indicaría la lógica.
Misma lógica que dice que si los estadios tienen una cancha de fútbol al medio resulta que se van a llenar de gente que, las más de las veces, van a ir a ver partidos de fútbol. Y una parte de la gente que va a ver fútbol a veces es medio temperamental, medio enojona, medio cabecita caliente, medio de mecha corta, medio energúmena, y frecuentemente la mitad energúmena le gana a la otra mitad, a la no enegúmena, y agarran y rompen todo. Así que esos asientitos bien mononos que le pusieron a la galucha van a durar lo que duró el diablo en misa.
Otra cosa que comentamos en mi casa -mientras tomábamos onces y mirábamos el partido de Chile contra Uruguay- es esa cosa del nombre que le pusieron ahora.
Resulta que no nos gustó para nada que le pusieran el nombre de un periodista deportivo. Y ojo, no tenemos nada contra la institución que es don Julito Martínez. A pesar de que tengo motivos de sobra, porque mi papá -y yo, por añadidura- lo escuchaba en la radio todas las santas mañanas durante los 24 años que viví con él. Tampoco significa que seamos de ese tipo de gente que se queja por todo. No, nada que ver. Pero como que no nos cuadra.
Entonces hicimos rápidamente una encuesta entre nosotros. Recogimos datos, interpretamos, tabulamos, hicimos gráficos, y ya estamos en condiciones de entregar a la opinión pública el resultado de nuestro trabajo: Al Estadio Nacional debieron ponerle "Estadio Manuel Plaza".
Fundamentación:
Manuel Plaza fue un señor que repartía diarios por allá por los inicios del siglo pasado y -acá vamos a usar un recurso que se llama "condensación temporal" porque ando medio corta de tiempo- que obtuvo una medalla de plata (la primera para el país) luego de correr la maratón el año 1928 en Amsterdam.
Hasta hace un tiempo, había un gimnasio (gimnasio de los de antes, no de estos con maquinitas y entrenadores personales que te venden unos polvitos para que te salgan músculos, como los de ahora) cerca de la Plaza Egaña que llevaba su nombre, pero entre los punkies que se agarraban a escupitajos en unos festivales que hacían y la construcción de la línea del metro y nos sé qué y no sé cuánto, parece que ya no está.
Ahora bien, ¿cuál es la gracia de Manuel Plaza?
Bueno, el tipo ganó una medalla, ¿te parece poco?
Claro, argumentarás, pero de plata, o sea que llegó segundo.
Exactamente, y ahí está la gracia, porque el llegar segundo preservó en él - y en nosotros- cierta dosis de humildad que nos hace tan agradables a la vista y al trato en libre plática. Al llegar segundo nos salvó de la arrogancia. Si hubiera llegado primero nos habríamos convertido en unos tipos francamente insufribles.
Además hay una leyenda en todo esto del segundo lugar. Una cosa como Owens v/s Hitler. O Edipo v/s Destino Funesto. O Depredador... bueno, eso.
Imagínate: 1928, un chilenito repartidor de diarios está en Amsterdam y se apresta para correr la maratón. O sea, la MARATÓN, no sé si me explico. No estamos hablando de esas pruebas de tirar cosas, correr un poquito, dar saltitos, no, estamos hablando de correr un montón. Además el viaje debe haber sido eterno. Y en barco. O sea, en barco y eterno. Y nada de esas mariconadas de jet-lag como ahora; el tipo se mandó al pecho como 18 días de viaje; en barco; ¿te imaginas el meneíto? Y además con la posibilidad de chocar con un iceberg y... uyuyuy. Sólo pensar en Di Caprio y se me paran los pelos. Entonces, recapitulemos: tenemos al chilenito repartidor de diarios en Amsterdam, después de un viaje eterno en barco y habiendo sobrevivido a un posible choque con un iceberg listo para correr la maratón. En 1928. ¿Y entonces qué pasa? Entonces es presa de la más desgraciada de las maldiciones: la Maldición que hace que justo cuando estemos ahí, ahí, ahí, solos frente al arco, a punto de alcanzar Fama, Gloria y Fortuna, esas chicas tan esquivas, ¡zas! que la chuteamos fuera. Resulta que Manolito se nos apensionó. Le vino como una morriña, una saudade, una nostalgia. Empezó a echar de menos la cordillera, el vino tinto, las empanadas, pero sobre todo -cuenta la leyenda- la cazuela de ave.
¿Y quién podría culparlo, digo yo?
Así que así estaba. Corriendo por las calles de Amsterdam y echando de menos la cazuela de ave soltera, con zapallo, con generoso trozo de choclo, con unos porotitos verdes haciéndose los locos, con un alguito de arroz al dente, con un toquecito de cilantro... aaaahhh, si hasta parece que la huelo.
O capaz que fueron esas vitrinas, vidrieras o escaparates que dicen que hay por allá... no sé, lo concreto es que Manuel Plaza se nos perdió, se nos extravió, agarró para el lado de los quesos, fue presa del Síndrome del Teniente Bello; pero así y todo cruzó la meta sólo 30 segundos después que el argelino nacionalizado francés que ganó el oro, la fama, la gloria, la fortuna y capaz que hasta un estadio que lleva su nombre.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Carpe diem

Corona de flores de papel desvaído colgando de una cruz de madera reseca y sin nombre en un cementerio de pueblo fantasma, sin fantasmas, en medio del desierto más árido del mundo, es el top one de Cosas Acongojantes que me ha tocado ver.

e

"Vivimos tiempos exponenciales", escuché hoy -entre cabeceada y cabeceada(*)- en una parte en que estaban hablando de una cosa (y que tengo que escuchar atentamente porque me mandan de "oyente" todos los jueves).

"...multiplicar de manera exponencial su capital", leo en un blog, hace un rato.
No es que la plata me quite el sueño, pero me espabilé un poco. Y no se me formó ni se me deformó nada, por suerte.

"...ahhhh el señor exponencial..." Epa.

¿Cuántas veces es recomendable ingerir "exponencial" al día según la OMS?


_________________________________________

(*) Cuando será el día que repartan equitativamente la Torta de las Horas de Sueño.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Ministro de Salú


Éste es, éste mismito.
Éste es el ministro que el año pasado, mientras era Director Médico de la clínica de Piñera, esperó a que al Piñera Chico se le pasara la borrachera para mandar que le tomaran la alcoholemia después del choque.
Éste es el que quiere que les manden vino a los mineros que están atrapados pa' celebrar Fiestas Patrias.
Después que no se quejen si afuera nos toman como el Paraíso Fiscal de las Libaciones.

Pelotas


Labores de primavera


Empezó el calorcito y salieron como callampas los y las que se están "cuidando".
Sepan que con eso se hacen un flaco favor.


sábado, 4 de septiembre de 2010

Bicentenario

"Hay progresos evidentes en el siglo transcurrido, ello no puede negarse. Pero esos progresos corresponden a la acción de toda la colectividad y en mayor proporción, si se quiere, a la clase proletaria que es el único agente de producción, de creación, de ejecución de las ideas y de los pensamientos. Pero esos progresos ostensibles, son precisamente la causa de la miseria proletaria. El progreso está construido, pues, con cuotas de la miseria."

(Luis Emilio Recabarren, 3 de septiembre de 1910)

viernes, 3 de septiembre de 2010

Septiembre

(Ellos)
Pocas cosas son más fomes
que la clase de Lenguaje,
si la cosa sigue así
¡nos vamos a ir de viaje!

(Yo)
A ustedes nada les gusta
y son un cero a la izquierda,
si no cambian de actitud
se van a la misma... miércale.

¡Aro, aro, aro!
Septiembre, Fiestas Patrias, payas y pullas en clase con el octavo básico. Oportunidad ideal para sincerarnos.
Y que Dios nos pille confesados.



jueves, 2 de septiembre de 2010

El tiempo

Oye, déjense de bromas, la sudestada llegó hasta acá.
Lo peor es que hace un frío que parecen dos.

Y el calentamiento global, bien gracias.

domingo, 29 de agosto de 2010

¿Da para que nos consideren "los brasileños del Cono Sur"?

Pasa que durante un tiempo nos dijeron "los ingleses de Sudamérica" -por esa cosa un poco gris, supongo-, pero creo que de la década del 50 para acá ya no -aunque según una teoría personal mía que yo tengo, y que ningún historiador se ha atrevido a desbaratar, "ser los ingleses de Sudamérica" fue la tesis que le permitió a Pinochet hacer tan buenas migas con la Tatcher (porque se podrá decir cualquier cosa de Pinochet -dictador, ladrón, asesino, etc.- pero nadie me puede venir a decir que no era un "huaso ladino"). Después dijeron que éramos "la Suiza de Sudamérica". Ahí me perdí. Le pregunté a una gente suiza a la que por aquel tiempo daba clases de castellano si sería acaso porque acá estábamos recibiendo plata sin hacernos muchas preguntas acerca de de dónde provenía, pero no me contestaron. No me contestaron el teléfono. Nunca más. Un rato después dijeron que éramos como Irlanda, como... bah, no sé; lo importante es que ya van tres veces -y tres es un montón- que descubro nimias semejanzas entre la forma de hablar de los brasileños y la de los chilenos. Claro, ya veo que me vas a discutir que son "nimias", pero estarás de acuerdo en que la mayoría de las guerras han empezado por un quítame allá esas pajas, y no vamos a decir que las guerras no son una de las cosas más serias del mundo. También uno se casa por nimiedades. Bueno, otros. No voy a ser tan vaca como para decir ahora que lo de mi ex marido era una nimiedad. Que no lo era, caramba.
Entonces, aunque nimias, las nimiedades -a mí entender- son muy decidoras, y el asunto es -porque ya es hora de ir al meollo, y además me estoy complicando un poco con tanta frase explicativa- que una de las cosas es que brasileños y chilenos a las cucarachas les decimos "baratas", la otra cosa no me acuerdo -pero era muy buena y súper válida, créeme- y la tercera cosa la descubrí cuando -después de ir a ver el blog de Podeti (o Podetti, o Esteban, dependiendo de qué laya de gente eres), después de no ver el de Mauro Entrialgo (porque el perla se toma un mes. No sé si de vacaciones, porque yo no me meto en la vida de nadie. Pero de que se lo toma, se lo toma)- me fui al blog de Adao (me falta la virgulilla sobre la segunda a, perdón) Iturrusgarai -porque, aparte de uno que otro email, para lo único que uso internet en casa de un tiempo a esta parte, y me atrevo a decírtelo a la cara básicamente porque no te conozco, es para ver blogs de dibujantes extranjeros... epa, ¿o sea que para mí los dibujantes extranjeros son lo que para otros es la pornografía?... puede ser, puede ser, no lo afirmo a priori ni lo descarto a posteriori. Pero no me toco- y vi una tira en la que descubrí que lo que en casa del Sr. Iturrusgarai es "um pum", en la mía es ¡"un pun"! Me van a disculpar, pero la semejanza es obvia hasta para el más miope. Lo que me tiene mal es de dónde vienen estas semejanzas. No hago otra cosa que pensar en ello. Estoy realmente desconcertada. Desconcertada como cuando uno despierta de la siesta a las 21:10. Como cuando uno tiene un ataque de pánico en circunstancias de que toda la vida ha pensado que los ataques de pánico son un fraude sustentado a duras penas por gente patética y psicólogos inescrupulosos y ahí como que te da más pánico después que se te pasó el ataque porque todo el sistema de creencias empieza a tambalear. O como cuando uno queda embarazada y no ha conocido varón.

No, una de ésas no me ha pasado.


Ah, para ver la tira "clica ACÁ"

lunes, 23 de agosto de 2010

33

¡Están vivos!
Después de 17 días de búsqueda, los encontraron y los 33 mineros están vivos.
Ahora no puedo vivir en paz sabiendo que están allí.

viernes, 20 de agosto de 2010

Robert Pattinson: el hombre más deseado del mundo

¡¡¡Queeeeé!!!

¡Pero dónde tienen el gusto estas/os pedazo de best...
Ah, ¿no?
¿No es así?
...
OK. Entiendo
Entonces me sumo: le deseo que tenga una vida plena y una muerte beatífica, rodeado de todos sus seres queridos.
Amén.

Taller de pensamiento crítico: Hoy, El Caso Bielsa - Marchesini

Por una lamentable circunstancia -que cual ola que se ensaña con las iniciales dibujadas por una pareja de enamorados en la arena de una playa solitaria del sur, una tarde en que muere el verano- se han esfumado nuestras ínfulas de modernidad y nos hemos visto retrotraídos a la época más dura de Subterra. Pero como de alguna manera todo funciona, ya está en nuestras tierras -proveniente de esa colonia penal llamada Australia- el Topo Horador (sic). ¡Ea!, pues, y usémoslo para hacer un hoyito -si se me permite la expresión- por donde introducir una cámara que quedó de rezago luego de un protagónico en Misión Imposible. O una de James Bond, no me acuerdo muy bien. Con ella podremos averiguar lo que ocurre en la sala de aquí al lado.

- Buenos días. Hoy nos ocuparemos del Caso Bielsa - Marchesini.
La cosa es así: Marcelo Bielsa (t.c.c. El Loco), argentino, DT de la selección de fútbol de Chile, llamó a un tal Marchesini y lo instó a unirse al cuerpo técnico. Marchesini, poco antes de venir, difundió la noticia por los medios. Bielsa, suponemos que muy molesto, lo llamó de nuevo y le dijo, "flaco, no te vengas nada; ya fue". Marchesini, cabreado, llama otra vez a los medios; los medios agarran y van. Y Marchesini se manda unas de padre y señor mío en contra de Bielsa. Fin de la exposición.
Pregunta: ¿Hizo bien Bielsa? Justificar.
A ver, usted.
- Esteeee... yo creo que no, que estuvo mal. No se puede jugar de esa manera con las expectativas de las personas. Capaz que el tipo, el flaco, ya hasta se hubiera empezado a gastar la plata. La gente es así. Como que le gusta poner los bueyes delante de la carreta.
- Mal. Un tres. Siéntese.
Usted.
- Pienso que estuvo bien. Es por todos conocido que al Loco en Argentina le han dado el pago de Chile. Por ahí lo pensó mejor y dijo, "bueh" -los argentinos usan mucho el "bueh"- "mis compatriotas me han tratado re re re mal, si traigo a otro capaz que me haga la misma", y reculó.
- Mejor. Un cinco. Tome asiento.
Usted.
- Estuvo bien Basta ver que a la primera de cambios Marchesini se puso a hablar pestes de Bielsa para darse cuenta de que el tipo no conoce lo que se llama lealtad.

- Bien. Un siete. Asiento.
Siguiente caso:



viernes, 30 de julio de 2010

Nombres

Primero fue "imitación de los más grandes".
Después, durante años, me dije, "es una cuestión social".
Cuando iba por los 20 diarios -enero, febrero, pongámosle- lo encaré como un "vicio", de frentón. Hasta me preocupé un resto.
Pero la verdad, la verdad es que hace unas semanas no me alcanza el tiempo para salir a hacerlo a escondidas (no sea que algún alumno me vea y se traume), y ni falta siento que me haga, así que yo creo que fumo de puro "ociosa".

jueves, 22 de julio de 2010

Aló... ¿están ahí todavía?

Ah, no, no están; bueno, entonces dejo un mensaje.

Tiit, ¡Hola!, los llamo por la cortadora de pasto... sí, que se ponga... y para deciros que debéis ver esta tira que mola mogollón:
http://blogs.publico.es/mauroentrialgo/2007/lunes-135/#comments
Me parece genial, entre otras cosas, porque yo me gano la vida explicando la función fática, entre otras cosas, tsí... tsí... 1, 2, 3... tsí... y quiero que sepáis que debéis saber que no quiero deciros con esto que el tío sea un genio y tal, porque no le deseo mal, y los genios mueren solos y pobres y locos, y para colmo con una oreja men



Maldición.

Y tal.

1, 2, 3, tsí... corto.

martes, 20 de julio de 2010

¡A comeeeer! (2)


Frío, frío, frío, frío; frío como el agua del río; mucho frío, frente en altura, onda polar, esa onda; frío en Bolivia, frío en Argentina, frío en Paraguay, frío en Brasil, frío en Chile, uy qué frío; cómo os ven y no os cubren, ¡Dios mío!, la camanchaca se escarcha en el norte, ¡chuuuuu...!, ¿y en Champa?; no, en Champa llueve a la antigua como en Llanquihue; falta forraje para los animales; terremoto blanco en Aysén; ayayay. Ah, pero estamos en invierno. Ah, bueno, entonces sí. Pero igual no bajemos los brazos, hagamos algo, tapémonos; no, pero aparte de eso; sí, bueno, tengo una amiga suiza que fue al salar de Uyuni, porque ¿puedes creer que hay gente que PAGA por ir al Salar de Uyuni?, uyuyuy, qué gente; sí, hay gente y gente; claro, y me contó que las únicas veces que no sintió frío fue cuando estaba comiendo; ¿comiendo qué?; no sé, no le pregunté, pero hagamos algo; OK.
Ven para acá que te voy a preparar unas lentejas comen las viejas.
La operación se fragua la noche anterior, o sea, anoche.
Anoche se dejan remojando las lentejas en abundante agua fría, porque para eso hay harta.
______________
Disquisición: Prepararía lentejas más seguido si no fuera porque me falla la memoria. Se me olvida dejarlas remojando la noche anterior. Para que no seas como yo, querido lector, querida lectora, sugiero inventar algo para que te acuerdes; por ejemplo, cambiarse de muñeca el reloj. Ah, pero no usas reloj..., bueno, nadie es perfecto, total caminando rápido ni se nota; entonces puedes poner un post-it en la almohada... ¿que tampoco tienes cama...?, ¡válgame Dios!, no tienes reloj, no tienes cama, ¿quién te crees que eres?, ¿Ghandi?... ¡Anda y hazte una cruz en la frente con marcador indelebelele, así te acuerdas cuando te vayas a cepillar los dient...! No, déjalo así. Perdón. No quería tocarte ese tema. Lo siento. En serio... Ya sé: avísame cuando tengas ganas de preparar lentejas, porotos, garbanzos, legumbres en general, o cuando quieras dejar carnes marinando toda la noche y yo te pego un telefonazo antes de acostarme. Ya está. No, de nada.
_______________
...harta.
Al otro día, se escurren y se ponen a cocer -entre 15' a media hora, depende de lo chúcara que sea la lenteja- en no tan abundante agua (pero hay que estar mirándolas; no es un buen momento como para ir a depilarse las piernas) con un cubito de caldo; a menos que seas Chef Diplomado, porque ésos le ponen caldo de verdad.
Una vez que las lentejas están blanditas (lo que se comprueba -con cierta dificultad, porque hay que destapar la olla, y entonces se arroja a tu rostro el monstruo Vapor Hirviendo; y después las lentejas, que parece que saben de tus siniestras intenciones, te queman la lengua en un postrer intento de evitar un destino aciago- probándolas), agregas dos puñados de arroz. Los que tengan manos grandes, agreguen dos puñaditos y dejen su número de teléfono para una amiga mía que está en edad de merecer.
Todo el mundo sabe que el arroz, cual casquivana, está listo en 20 minutos. Mientras eso ocurre, corta una cebolla, más bien chicoca, en cuadritos -no necesariamene geométricos- y sofríela junto a una generosa cantidad de chorizo, choricito o choricillo, no importa, lo que tengas más a mano. Ponle también un poco de pimentón rojo, ajo a indiscresión, condimentos al gusto tuyo y orégano al gusto mío. Listo el sofrito y pasados los 20', todo a la olla. Prueba. Ve si necesita más sal. No abuses, recuerda que eres "carne de hipertensión arterial". Apaga.
Dale cinco minutos de reposo.
Suficiente como para preparar una ensalada de tomates.
Sirve y lleva a la mesa con: a) huevo duro molido si vives solo, b) queso rallado si estás familiarizado con el olor a patas, c) un soberbio huevo frito si eres bon vivant o d) a capella si eres espartano.
El vinito tinto lo llevo yo, faltaba más.

viernes, 16 de julio de 2010

Día y noche, corto

A aquellos fundamentalistas que rasgan vestiduras ante el matrimonio homosexual, blandiendo argumentos como la CRIANZA DE LOS HIIIIIIJOS, los MODEEEEEELOS, la MORAAAAL y las BUENAS COSTUUUUUMBRES, me gustaría hacerles una preguntita: ¿Cuánto dicen los entendidos que tiene nuestra civilización?... ¿seis mil años?... OK, pongámosle que es eso, meses más, meses menos. Y en estos seis mil años de "matrimonio heterosexual", hemos conseguido criar una Civilización Superior, Modelo de Buenas Costumbres, ¿no?... ¿no?... no... ah, no... ya... ¡pero íbamos para allá y ahora estos putos de mierda nos echaron todo a perder!

Por favor.
Relajemos la yugular.
Todos el mundo conoce heterosexuales a quienes la lógica -la lógica nazi- indicaría que hay que esterilizar, pero ahí están; reproduciéndose como chancho en el barro.
Por otro lado, (uy), démosle la posibilidad de entrar en nuestra cabeza a la idea de que los homosexuales no son sólo las locas que salen en la tele el Día del Orgullo Gay.
Y ya que estamos, te apuesto que tú y tú -MACHO y HEMBRA fundamentalistas- no saldrían a la calle el Día del Orgullo Hetero.
¿Viste, viste? ¿Viste que cabe la posibilidad de que estén equivocados, pequeñines?

Además, si en serio les preocupa el asunto de que los homosexuales puedan adoptar, quédense tranquilos: los trámites ya son sumamente engorrosos (gorro, hmmm, esto está lleno de mensajes subliminales) para los heterosexuales, por tanto los niños seguirán cómodamente instalados, recibiendo los amorosos cuidados de mamá Institución Estatal.

Y no sigo sólo porque estoy de vacaciones.
Chabela


Aaaaahhhhh, el cortito de hoy:

http://www.youtube.com/watch?v=AgzSpdKRWwI

jueves, 15 de julio de 2010

Pajarones

Cortito:

http://www.youtube.com/watch?v=yJzQiemCIuY&feature=related


...y como en la repetición está el gusto, un video que prueba que los negros, además, tienen mejor vista que los blancos:

http://www.youtube.com/watch?v=BwNrmYRiX_o

Comentario al margen:
No
se
imaginan
lo
difícil
que
es
esconder
un
contrabajo
en
una
casa
...


Que tengan un lindo día.

miércoles, 14 de julio de 2010

Nacionales

- El gobierno del actual mandatario -quien obtuviera su calidad de tal luego de comprometerse a elevar todos los índices. ya comienza a mostrar sus frutos: ha aumentado la pobreza en Chile.
Y eso sin mover ni un dedo.
______________________

- El singular (porque es uno) alcalde de Santiago ha dado el vamos a la que sería una original iniciativa, si no fuera porque ya la han hecho en otras partes: una "cápsula del tiempo" que contendrá diversos objetos será enterrada en Plaza de Armas. Junto con aquello, se enviará un memorándum al futuro para que allá -en el futuro- la abran y se maravillen del ingenio humano en 100 años más. El costo del martymacflyesco proyecto rondaría los 150.000 dólares.
Desde esta tribuna instamos a chilenos y a simpatizantes a enviar millones y millones, o, en su defecto, muchos emails exigiendo que entre los objetos encapsulados vaya, por derecho propio, el mismísimo alcalde.
______________________

- El otrora tristemente célebre impulsor de medidas como el "botón de pánico", el "bombardeo de nubes" y las "playas artificiales", entre otras -y que en la actualidad cumple funciones como Ministro de E-du-ca-ción- arremete con otra luminosa iniciativa dispuesto a no dejar de sorprendernos: semáforos que indiquen la calidad de la educación que impartan los diferentes colegios.
Las escuelas con tránsito lento, c...ron.
______________________

El tiempo:
La ola de bajas temperaturas continuará sin dar tregua a la ciudad. Si los últimos días la temperatura mínima ha rondado el cero grado, para mañana se estima que Santiago amanecerá lenin grado.

Muy buenas noches.
Gracias por su preferencia y no abandone nuestra sintonía.