jueves, 3 de diciembre de 2009

Cosas que le pasan a una amiga mía (...o Sólo llamé para dejarte asiiiiií la cabeza)

Si por esas cosas de la vida un día te empieza a doler la cabeza tipo 7 de la tarde, no te hagas la valiente y pienses "bah, debe ser tensional, mejor no tomo nada, total al rato me acuesto y se me pasa", porque vas a despertar a las 5 y media de la madrugada con un dolor de esos que reflotan tus instintos homicidas, que menos mal que duermes sola que si no eso sería un baño de sangre, y no contenta con eso después agarrarías la guillotina que tuvieras más a mano, y si justo no hay ninguna entonces no importa, con el cortauñas que está en el velador alcanza, y pedacito a pedacito te harías a ti misma la Gran Robespierre, pero antes de llegar a eso le das una oportunidad a las disciplinas orientales, y te aprietas aquí, allá y acullá, y nada: la digitopuntura no es la respuesta; entonces te paseas como loca por toda la casa a ver si es cosa del feng shui, y tampoco: el mal chi se te pegó como lapa, así que mucho con lo de orientales, mucho con lo de milenarias, pero vas a tener que recurrir nomás a la amputación sin anestesia y con el cortauñas porque de la guillotina ni luces; ah, pero antes te dan ganas de arrancarte los ojos de las órbitas con un destornillador porque la tenue claridad que se filtra a través de las cortinas de las ventanas te taladra los cerrados párpados, entonces buscas un foulard 100% silk que tienes por ahí -porque si vas a perder la cabeza que sea con estilo- y te vendas los ojos para tratar de impedir que entre la maldita luz, y cuando estás así justo te acuerdas de Dios, y elevas los vendados ojos al cielo, y de pronto descubres que si te meces un poquito de izquierda a derecha y de derecha a izquierda como que se te pasa un poco, y ahí te olvidas de Dios y te acuerdas de Stevie Wonder, que te reirías si no se te estuviera partiendo la cabeza, y así, haciendo de Stevie Wonder, te pones a esperar que el Migranol que te tomaste recién -sí, sí, el mismo que tendrías que haberte tomado a las 7 de la tarde, tarada- te haga efecto, y para amenizar la espera qué mejor que un poco de música, así que cantas mentalmente I just caaaaall to saaaaay I love youuuuuu, I just caaaall... y zas que te acuerdas de que hay que tener cuidado con lo que se desea, ¿música quería la perla?, OK: empiezan a cantar los pajaritos de mierda esos, y el que lleva la voz cantante es ese reiterativo y monotemático que no hace más que preguntar si han visto a mi tío Agustín, ése que hace que uno se acuerde de los Detenidos Desaparecidos y los años 80, que fueron una mierda, porque si en los 70 había plata y no había cosas, en los 80 había de todo y no teníamos ni un cinco, que es peor, pero no importa porque ya está haciendo, I just caaaaaall, lo suyo el Migranol y, I love youuuuu, suena el despertador, y no tienes para qué levantarte porque ya estás en pie hace hora y media, entonces te descubres los ojos y vas a la cocina a preparar el desayuno de tu universitaria hija, y no porque seas una madre particularmente abnegada, sino porque estás haciendo mérito para cuando ella se forre en plata capaz que defendiendo a narcotraficantes y te compre un departamentito de un ambiente, con piso de parquet, en Providencia, y con geranios en las ventanas, o mejor podría ser cannabis sativa, que así como vamos en 30 o 40 años más ya va a ser de uso legal, y qué otra cosa vas a hacer si ya vas a tener como 80 años...

En síntesis: con la jaqueca no se jode.



Coda
Lean -o relean- esto que está re bueno:

http://weblogs.clarin.com/podeti/archives/001745.php



1 comentario:

Aleida-g dijo...

Ja,ja, está muy mal que me ría de su jaqueca, pero con el foulard (chalina para nosotros) cubriendole los ojos, se me representó "la justicia".Y es más, ahora entiendo porque funciona tan mal,¡la pobre tiene jaqueca y la mata la fotofobia!
Le regalo un consejo que tenía guardado para el mono primigenio: Para la jaqueca, rodajas de papa cruda sobre la sien.
Y espero sinceramente que se nejore.