viernes, 6 de noviembre de 2009

Lo prometido es deuda

Ya.
Les compré maní confitado y con semillas de amapola (no tenía idea de que ahora hacen maní confitado y con semillas de amapola; casi le reclamo al vendedor porque pensé que estaba apolillado. Es de no creer lo que ha cambiado Santiago en estos últimos tres años que me pasé trabajando doce horas diarias), pero fui incapaz de resistir la tentación y me lo comí.

Pero tranquilos, también traje otra cosa: El Barrio Lastarria.

Barrrrrio Lastarrrrria... suena como erre con erre cigarro, erre con erre barril; rápido corren los carros cargados de azúcar del... no, ferrocarril en el Barrio Lastarria no hay.
Una verdadera lástima.









Un oasis de paz en el corazón de la ciudad, dirían los folletos turísticos.
Lo de la foto 2 es un cine pequeñito para ver películas francesas en días de lluvia.
Qué... ¿te prometí originalidad yo?



5 comentarios:

Aleida-g dijo...

Muy lindo el barrrrio, aunque con el youtubazo ,me daba por satisfecha.
El cine, ideal para darse una panzada de Kieslowski. Y como si fuera poco , hoy llueve en Bs As.

Anai Le dijo...

Ah, voy a llevar una gabardina por si acaso.

Mariel dijo...

mire su bandeja de entrada.

UnCampi dijo...

ah pero que espectáculo la 1 ! ! ! qué hermoso frente!

Anai Le dijo...

Gracias por decirlo, UnCampi.
Se la regalo.